La Paloma es un destino tranquilo y familiar. Con la llegada masiva de turistas, cada verano se refuerzan las medidas de seguridad para garantizar el descanso de todos. Las playas de La Paloma cuentan con servicio de guardavidas, aunque se recomienda especial atención al bañarse ya que los vientos cambiantes pueden tornar algunas playas más peligrosas en ciertos días.